Muchos virus pueden sobrevivir en superficies durante horas o incluso días; piense en todas las superficies que usted toca a lo largo del día. Sin saberlo, podemos estar transfiriéndonos virus al tocarnos los ojos, la nariz o la boca; por ello, una buena higiene resulta fundamental.

En 2015 se llevó a cabo un estudio sobre la frecuencia con la que nos tocamos la cara. Se grabó a unos estudiantes durante una conferencia sobre medicina, y los investigadores contaron las veces que los estudiantes se tocaban la cara. De media, fueron 23 por hora, y sugieren que este número puede alcanzar las 2000 veces al día. Para no infectarnos, debemos evitar tocarnos los ojos, la nariz y la boca, especialmente si no nos hemos lavado las manos. Según el CDC, alrededor del 30 % de las enfermedades relacionadas con la diarrea y el 20 % de las enfermedades infecciosas del sistema respiratorio (por ejemplo, los resfriados), podrían prevenirse con una buena higiene de manos.

Tener las manos limpias constituye una de nuestras mejores defensas frente a enfermedades e infecciones. Asegurarnos de seguir los consejos profesionales es clave para instalar un programa de desinfección de manos en sus empresas. Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón elimina posibles virus en las manos. Si no tiene acceso a estos elementos, entonces es necesaria una loción de base alcohólica, con el fin de eliminar dichos virus.

Debe lavarse las manos, por ejemplo, en los siguientes supuestos: al usar el baño, antes de comer o manipular comida, tras sonarse la nariz, estornudar o toser, antes y después de tratar a un paciente y tras entrar en contacto con animales. Según las recomendaciones de la OMS,  debemos emplear entre 20 y 30 segundos para lavarnos las manos si no están visiblemente sucias, o lavarnos las manos con una solución hidroalcohólica en caso de que no haya agua y jabón disponibles, y entre 30 y 40 segundos si las manos están visiblemente sucias.

Cómo lavarse las manos:

  • Mójese las manos y emplee la cantidad de jabón suficiente para cubrir toda la superficie de las manos, por debajo de las muñecas.
  • Frótese las manos, por la palma y el dorso, los dedos, las puntas de los mismos y los pulgares.
  • Séquelas con una toallita de papel desechable.

Para saber más, descargue nuestra guía de lavado de manos en 12 pasos con las recomendaciones actualizadas de la OMS.

La mayoría de las infecciones comunes se contraen al entrar en contacto con superficies contaminadas; mantener las superficies limpias puede reducir la contaminación de nuestras manos; la limpieza regular y la desinfección de superficies son cruciales para garantizar que los gérmenes y las bacterias no se extienden. Esto también resulta vital para los centros de salud y para evitar la propagación de los virus en las zonas de trabajo. Al entrar en contacto con las superficies contaminadas y no tener una buena higiene de manos, se pueden propagar infecciones.


Dentro de las instalaciones sanitarias, las manos constituyen el principal transmisor de gérmenes y enfermedades asociadas. El programa “SALVA VIDAS: Limpia tus manos” de la OMS es una campaña global para mejorar la higiene de manos en dichas instalaciones, siendo su mensaje central la limpiezas de manos en el momento y la manera adecuada. Este mensaje puede verse en “Mis 5 momentos para la higiene de manos”, que hace referencia a momentos en los que los trabajadores del sector salud deben practicar la higiene de manos. Para saber más sobre esta campaña, pulse aquí

La higiene de manos dentro de la industria no solo es importante para parar la propagación de las infecciones, sino también para proteger a los trabajadores frente a problemas dermatológicos comunes, tales como dermatitis de contacto, que pueden desarrollarse al estar en contacto frecuente con solventes y agentes limpiadores. La dermatitis de contacto puede hacer que la piel se irrite, salgan ampollas, se seque y se cuartee.

Según la OMS, la irritación de la piel es una barrera común frente a las buenas prácticas de higiene de manos, crucial en las industrias para eliminar grasa, suciedad y bacterias que se forman en la propia piel. Dada la naturaleza de las tareas industriales, el lavado de manos frecuente es necesario pero puede producir sequedad. Prevenir los problemas de la piel e implementar un programa de lavado de manos que se centre no solo en el correcto lavado de manos sino en la protección e hidratación de la piel, para prevenir daños, resultan claves a la hora de conseguir una higiene correcta.

Proteger las manos en ambientes difíciles de trabajo puede conseguirse mediante la garantía de que los empleados tengan acceso a un buen programa de cuidado de manos. Al proporcionar jabones e higienizantes para mantener una buena higiene, así como cremas y productos hidratantes, sus empleados pueden proteger las manos frente a la sequedad y otros problemas y evitar la propagación de gérmenes y bacterias.

En industrias como las de fabricación, construcción e ingeniería, es importante contar con un buen programa de lavado de manos para garantizar una buena higiene de las mismas. Siguiendo el consejo profesional, es vital limpiar y secar las manos cuidadosamente, ya que los gérmenes pueden transmitirse más fácilmente desde las manos mojadas. Se recomienda, por tanto, secar las mismas con una toallita desechable antes de aplicar cremas y productos hidratantes.

Para saber más, descargue nuestra guía de lavado de manos en 12 pasos con las recomendaciones actualizadas de la OMS.

Si quiere saber más e implementar un sólido programa de cuidado de manos en su empresa,póngase en contacto con nosotros hoy.