Un proceso cada vez más preciso para controlar

Las incrustaciones y la corrosión en torres de refrigeración pueden reducir la eficiencia en la transferencia de calor y causar fallos en los equipos. Si bien los inhibidores de corrosión e incrustaciones añadidos al suministro de agua pueden ayudar a minimizar estos contratiempos, mantener los niveles de tratamiento dentro de los límites de control necesarios para optimizar el rendimiento y minimizar los costes puede resultar un reto. Vamos a echar un vistazo a los métodos más precisos y seguros para controlar los niveles de inhibidores frente a los métodos tradicionales.

Método tradicional de añadir productos inhibidores

Tradicionalmente, los inhibidores se añadían a la torre en proporción directa al agua de reposición. Sin embargo, no se pueden mantener los niveles si cambia la conductividad del agua, si hay diversas fuentes de suministros o si las bombas pierden fuerza, lo que se traduce en un mal control del sistema. En ocasiones se añade poco inhibidor, lo que se traduce en corrosión de la torre y en la formación de incrustaciones, que pueden afectar al rendimiento del sistema. A veces se añade demasiado inhibidor, lo que da lugar a gastos innecesarios.

Alimentación de producto con trazabilidad fluorescente y sistemas de control

Los sistemas de alimentación química y de control que emplean inhibidores con trazabilidad fluorescente permiten hoy mantener los residuos dentro de parámetros de control muy estrictos. Estos inhibidores de óxido/corrosión contienen la cantidad exacta de tinte fluorescente, denominado PTSA (ácido pirenotetrasulfónico 1,3,6,8, sales de sodio) que puede medirse con alta precisión mediante un fluorómetro montado de forma periférica en el sistema de refrigeración del agua.

Tecnología aquaDART™ de Chem-Aqua

AquaDART permite medir de forma rápida y precisa los productos con base PTSA. El sistema emplea sensores en tiempo real para medir de forma directa los parámetros clave para controlar las incrustaciones y los niveles de corrosión. Estos niveles pueden monitorizarse de forma continuada y ajustarse, para mantener los inhibidores entre el 1 y el 2 % de la concentración deseada (en comparación con el 10-20 % como máximo, de los métodos tradicionales).

Al conectarlo al controlador web, aparecen los niveles del inhibidor. En ese momento, el controlador puede programar una alarma cuando los niveles se salen del rango. Esta capacidad reduce drásticamente el tiempo que toma identificar y corregir un problema de alimentación de productos químicos severo, como una bomba que pierde imprimación o un tanque de alimentación que se queda sin reservas. También permite controlar el nivel del inhibidor y obtener datos en tiempo real, ya que aporta diversa información como conductividad, pH, ORP y uso de agua. Estos datos pueden emplearse en tiempo real para ajustar el programa de tratamiento de aguas en base a las necesidades cambiantes del sistema. El aquaDART no solo controla la efectividad del programa de tratamiento de aguas, sino que puede suponer un activo importante a la hora de cumplir con la normativa.

Actualizar el sistema aquaDART™ con trazadores HandiBloc™

Al combinar ambos elementos, la precisión del primero se une a los beneficios que aporta la tecnología de sólidos: no es necesaria la manipulación de químicos por parte del personal entre visitas de mantenimiento de los consultores de Chem-Aqua y se genera un programa más respetuoso con el medio ambiente (sin bidones ni metales pesados en productos).


aquadart

Instalación aquaDART™, junto con el sistema de tratamiento de sólidos HandiChem

¿Es adecuada para usted la tecnología de trazabilidad?

Los sistemas de control y alimentación con tecnología de trazabilidad no suponen una manera de reemplazar las visitas rutinarias de mantenimiento por parte de profesionales. Como en todo equipo de tratamiento de aguas el mantenimiento regular, la limpieza de sondas rutinaria y las calibraciones son necesarias para evitar suciedad y para garantizar lecturas y operatividad fiables. Existen ciertas impurezas en el agua que pueden interferir con las moléculas fluorescentes. Dichas interferencias pueden compensarse al modificar el rango de trazabilidad; sin embargo, esto debe hacerlo un especialista.

Finalmente, los análisis rutinarios de tratamiento del agua deben realizarse periódicamente y representan una parte esencial de cualquier programa de tratamiento de torres de refrigeración.

Para saber más y acceder a una evaluación gratuita que compruebe que los productos con trazabilidad y que los sistemas de control y alimentación automáticos se adaptan a sus necesidades, contacte con nosotros hoy.

Al conectarlo al controlador web, aparecen los niveles del inhibidor. En ese momento, el controlador puede programar una alarma cuando los niveles se salen del rango. Esta capacidad reduce drásticamente el tiempo que toma identificar y corregir un problema de alimentación de productos químicos severo, como una bomba que pierde imprimación o un tanque de alimentación que se queda sin reservas. También permite controlar el nivel del inhibidor y obtener datos en tiempo real, ya que aporta diversa información como conductividad, pH, ORP y uso de agua. Estos datos pueden emplearse en tiempo real para ajustar el programa de tratamiento de aguas en base a las necesidades cambiantes del sistema. El aquaDART no solo controla la efectividad del programa de tratamiento de aguas, sino que puede suponer un activo importante a la hora de cumplir con la normativa.