Las cervecerías son obsesivas con la higiene. En las fábricas de cerveza, a diario se realiza una gestión de la proliferación de bacterias durante todo el proceso, ya que las consecuencias de la acción bacteriana pueden ser: mal sabor, cambio de aspecto y olores desagradables. Y esto sólo en el producto. El crecimiento bacteriano implica también la formación de biopelículas, el principal modo de supervivencia y proliferación de microorganismos, lo que también provoca que los equipos se ensucien y corroan. Esto puede tener un gran impacto en las operaciones de muchas maneras: coste de producción, aumento del uso de agua y energía, rendimiento de la producción, reputación comercial, etc. Un enfoque proactivo para "limpiar y mantener limpio" puede ayudar a las cervecerías a evitar estos problemas.

¿Qué es la biopelícula y cómo supone un reto para las cervecerías?

La biopelícula es una capa de microorganismos adherida a las superficies. En las cervecerías, la biopelícula suele estar formada por prósperas comunidades de múltiples especies de bacterias, levaduras y hongos que generan una capa de acumulación viscosa con un escudo protector muy adherente. A medida que la biopelícula crece y madura en presencia de nutrientes, se hace más difícil de controlar y eliminar.

Before and After images cropped
Pasteuriser section before and after Chem-Aqua’s treatment with bioeXile®

Aunque el alcohol en sí mismo tiene grandes propiedades antimicrobianas, su concentración en la cerveza no es lo suficientemente alta como para impedir el crecimiento microbiológico. Por lo tanto, las biopelículas son comunes en tanques, filtros, cintas transportadoras, tuberías, equipos de pasteurización, intercambiadores de calor, torres de refrigeración y equipos de embotellado. Es decir, en casi todas las etapas de la fabricación de cerveza. Al ser tan aislantes, incluso una fina capa de biopelícula puede interferir en la producción al reducir la transferencia de calor durante los procesos vitales de calentamiento y refrigeración. Las biopelículas también pueden provocar una grave corrosión de influencia microbiológica en los equipos de elaboración y aumentar considerablemente la frecuencia y el tiempo de operaciones de limpieza. Además del aumento de costes operativos, estos problemas pueden crear un efecto dominó que interrumpa otros procesos de la planta.

¿Cómo controlar la biopelícula en cervecerías?

El control de la biopelícula requiere un enfoque proactivo para "limpiar y mantener limpio" que incluya pasos como los siguientes

Get clean keep clean

  • Inspección y detección: Comprende un estudio en profundidad para encontrar tanto la biopelícula como su densidad de crecimiento en toda la planta de producción.
  • Eliminación, limpieza y desinfección: Este proceso incluye el uso de varios tratamientos físicos (fregado, pulverización, filtrado) y químicos (biocidas, biodispersantes, cáusticos)
  • Mantenimiento y prevención: Este aspecto requiere un mantenimiento rutinario especializado para la prevención del crecimiento de biopelícula.

El control de biopelícula requiere conocimientos y experiencia en el sector. Chem-Aqua entiende el proceso de elaboración de cerveza, así como los retos operativos dentro de esta industria. El programa Get Clean, Keep Clean™ (“limpiar y mantener limpio”) de Chem-Aqua ofrece productos y equipos especializados, así como la experiencia necesaria para resolver problemas difíciles en sus sistemas de agua. Nuestra solución de limpieza patentada bioeXile®, junto con nuestro galardonado monitor de biopelícula, bioDART®, son una tecnología nueva y de vanguardia para limpiar sistemas de agua de refrigeración y mantenerlos limpios. Consulta nuestra página de Bio-Innovaciones aquí para obtener más detalles:

https://www.ncheurope.com/es/solutions/chem-aqua/bioinnovaciones ¡y ponte en contacto con Chem-Aqua hoy mismo para obtener más información!