La acumulación de grasa en desagües es un problema desagradable y peligroso. La eliminación de grasa sin diluir por los desagües puede provocar la obstrucción del sistema de drenaje. Una vez acumulada, este tipo de obstrucciones puede ser muy difícil de eliminar.

No hay que subestimar los riesgos de daños en un sistema de desagüe que suponen la acumulación de grasa y grasas orgánicas en descomposición en depósitos, tuberías y sistemas. La cantidad de grasa hace que sea fácil ver cómo la acumulación puede contribuir a graves problemas de fontanería y para la salud.

Si la grasa se escapa al alcantarillado, puede causar importantes problemas y crear fragmentos sólidos que flotan en estos sistemas. Es esencial estar atento y limpiar de forma habitual. Es muy fácil que este problema se desarrolle a menor escala en desagües domésticos o comerciales.

La única manera de combatir este grasiento problema es utilizar productos y soluciones eficaces que combatan la grasa antes de que se acumule y que ayuden eficazmente a eliminarla cuando se haya convertido en un problema. Las trampas de grasa y las estaciones de bombeo son soluciones mecánicas que se utilizan habitualmente para atrapar y evitar la acumulación de grasa.

Una trampa de grasa es un dispositivo de fontanería diseñado para interceptar la mayoría de grasas y sólidos antes de que entren en un sistema de eliminación de aguas residuales. Las trampas de grasa separan y capturan la grasa y los sólidos residuales. El hecho de que la grasa se filtre de las aguas residuales antes de que entre en el sistema de drenaje significa que son una buena medida preventiva en la lucha contra la acumulación de grasa.

Las trampas de grasa consisten en un gran tanque, al que llega el agua desde el desagüe. Los sólidos se hunden en el fondo, mientras que la grasa ligera flota en la parte superior, dejando el agua clara en el centro. El agua fluye a través de un segundo tanque y se descarga en el sistema de alcantarillado a través de una pequeña tubería. Muchos tienen deflectores o pantallas para atrapar residuos y trozos grandes de material a medida que fluyen hacia el tanque.

Las estaciones de bombeo funcionan empujando las aguas residuales desde una cota inferior a una cota superior. La estación bombea las aguas residuales a través de una tubería presurizada conocida como tubería de impulsión, que a mayor altura transporta las aguas residuales hasta el punto de descarga final.

La acumulación de grasa es un problema común asociado tanto a estaciones de bombeo como a trampas de grasa. Ambas necesitan un mantenimiento regular para que funcionen a pleno rendimiento. Los volúmenes bajos de grasa pueden tratarse con un desengrasante, pero cuando se ha acumulado hay que llamar a un experto.

Cuando se ha acumulado una capa importante de grasa, hay que limpiar el colector de grasa de forma profesional. Muchos tipos de grasa y cera pueden solidificarse a bajas temperaturas y formar tapones en las tuberías, lo que obliga a los trabajadores a limpiarlas cuando empiezan a obstruirse. Por lo tanto, es importante contar con una solución de mantenimiento de trampas de grasa.

Las estaciones de bombeo también pueden bloquearse, ya que la grasa puede endurecerse y flotar. Estos fragmentos pueden ser difíciles de descomponer y obstruir fácilmente las aberturas de las tuberías. Estos depósitos de grasa endurecidos pueden causar graves problemas si se abren paso a través del sistema de drenaje. La grasa también puede hacer que se acumule una capa de espuma en las paredes de la estación de bombeo.

Una acumulación importante de grasa en las estaciones de bombeo reduce la capacidad de retención de residuos y aumenta los costes de forma drástica. Si la grasa se acumula en la boya, provocará que los residuos se desborden y que las bombas se averíen. Los olores fuertes también pueden estar asociados a una gran acumulación de grasa, ya que los residuos se acumulan y se descomponen.

Las estaciones de bombeo con una acumulación excesiva de grasa exigen una limpieza intensiva y la sustitución de las bombas, que resulta muy costosa. Aunque los trabajadores pueden intentar limpiar las tuberías cuando empiezan a atascarse, la limpieza de una estación de bombeo puede ser peligrosa ya que existe el riesgo de que los trabajadores se lesionen y se produzca una acumulación de gas sulfhídrico. Para limpiar las estaciones de bombeo de forma segura, hay que recurrir a profesionales expertos.

Para este tipo de trabajos se necesitan los servicios de expertos en drenaje como NCH. Nuestra división NCH Facilities se encargará de todas tus necesidades de limpieza de trampas de grasa y estaciones de bombeo. Nuestras soluciones biológicas avanzadas eliminarán la acumulación de residuos, eliminando olores y permitiendo que tu sistema de drenaje fluya de nuevo.

Para obtener más información sobre nuestra limpieza experta de trampas de grasa y estaciones de bombeo, ponte en contacto con nuestros expertos en aguas residuales https://campaigns.ncheurope.com/es/facilities-drains/