No se queme – priorice la lubricación

En un momento u otro todos hemos visto en la televisión a un “superviviente” que ha tomado orugas para desayunar o que ha frotado (friccionado) ramitas frenéticamente para encender un fuego. Algo que, estoy seguro de que todos estarán de acuerdo, es una cosa práctica que hay que saber por si alguna vez se encuentra naufragado en una isla desierta. Sin embargo, en sus motores industriales un exceso de fricción que genera calor no es su amigo. Mark Burnett, Vicepresidente de la Plataforma de Innovación de Lubricantes y Aditivos de Combustible de NCH Europe, explica cómo una lubricación adecuada puede impedir que se queme.

La vida útil de cualquier motor puede reducirse significativamente por el desgaste causado por la falta de lubricación adecuada. Hay una serie de problemas inevitables, como el calor generado por la fricción, que puede dañar los engranajes y cojinetes del motor y causar costosos tiempos de inactividad y reparaciones.

La línea de salida
En NCH Europa sabemos que el 70 por ciento del desgaste mecánico se produce al arrancar. Los arranques en seco son la causa del desgaste como la fusión en frío, la contaminación por picado y las partículas de metal que causan formación de espuma, oxidación y acumulación de compuestos ácidos y lodos.

La acumulación de partículas se sumará a los problemas que causa la fricción, y todo se combinará para frenar su motor, reducir la eficiencia de su línea de producción, afectará a la precisión y finalmente acabará colapsando causando grandes gastos.

No es que esto sea algo nuevo. Según una encuesta de machinelubrication.com, el 81 por ciento de los profesionales de la lubricación han visto los efectos de la inanición de lubricante en las máquinas de su planta.

Sin embargo, eso no significa que cualquier lubricante viejo cumpla su función. Es importante encontrar un aceite o grasa, o una combinación de los dos, que realmente puedan solventar los problemas específicos que se presentarán en su planta.

No sienta la quemadura
Los engranajes y cojinetes que funcionan en áreas con altas temperaturas ambientales, como un molino de acero, necesitan un lubricante que no se marchite en el primer signo de calentamiento.

El calor puede acelerar la descomposición del aceite, colapsar las películas de aceite y acelerar las condiciones de abrasión, acortar la vida de los sellos, provocar la separación de las grasas y fomentar el crecimiento de la contaminación microbiana.

Si usted sabe que su maquinaria va a calentarse, puede ahorrarse un montón de preocupaciones mediante el uso de aceites y grasas que contengan los aditivos adecuados que aseguren que la máquina pueda operar en estas condiciones. Por ejemplo, la grasa K Nate de NCH tiene un punto de fusión de más de 290 grados y nuestro aceite Top Blend tiene inhibidores de la oxidación y depresores que reducen el estrés térmico.

Evite el lavado
Ya sea como resultado de la humedad o por el contacto con la humedad utilizada en su proceso, la exposición al agua puede ser un golpe de gracia para el lubricante de su elección. Uno de los mayores problemas es la emulsión del aceite o grasa, que puede reducir en gran medida la eficacia del lubricante.

El agua junto con el aceite lubricante también pueden llevar a una oxidación que aumenta diez veces, dando como resultado un envejecimiento prematuro del aceite, particularmente en presencia de metales catalíticos tales como cobre, plomo y estaño. Además, ciertos tipos de aceites sintéticos reaccionan con el agua, lo que provoca la destrucción del material base y la formación de ácidos.

Los productos de grasa de litio estándar registran alrededor del 10 por ciento en pruebas de lavado de agua y son propensos a emulsionar. Para resolver este problema, desarrollamos la grasa K Nate con una base de sulfonato de calcio, por lo que es naturalmente resistente al agua, anotando 0,5 por ciento en la prueba de lavado.

Quedarse quieto
Otro problema común al que se enfrentan gerentes o ingenieros de plantas es el causado por el mismo aceite o grasa. Estar bajo la presión de partes móviles a menudo da como resultado que la lubricación se exprima y se aleje de donde se necesita.

Si esto no se controla y la lubricación no se reemplaza, puede causar estragos en los cojinetes y engranajes. Sin embargo, estar tranquilo no es imposible. Al elegir un lubricante, asegúrese de buscar algo que contenga adhesivos y aditivos que harán que permanezca en su lugar - ¡y no tenga miedo de pedir una demostración para ver que funciona!

Por ejemplo, la grasa K Nate de NCH contiene polímeros adhesivos que permiten que se pegue a superficies metálicas y polímeros cohesivos que permiten que se pegue a sí misma. Nuestro aceite Top Blend contiene aditivos similares, lo que significa que se esparce en las superficies de metal en movimiento para una lubricación completa y uniforme. Cualquiera de nuestros representantes puede demostrar estas propiedades fácilmente a la primera de cambio.

Durar más
La conclusión es que la lubricación es algo más que aceite de engranajes, se trata de cuidar de su maquinaria para que funcione lo mejor posible por más tiempo. Al dedicar un poco de tiempo en investigar si los lubricantes que está utilizando incluyen aditivos que se aseguraren que van a funcionar bajo cualquier condición, puede ahorrarse tiempo, dinero y dolores de cabeza.

El uso de un aceite como el Top Blend de NCH, que incluye polímeros adhesivos, aditivos anti-espuma y anti-fricción, emulsionantes, reductores de impactos e inhibidores de fugas, aumentará significativamente la vida útil de sus máquinas con menos trabajo para usted. De hecho, llevamos a cabo una investigación y hemos demostrado que los aditivos que hemos utilizado en Top Blend hacen que dure cuatro veces más que los de la competencia y llegan a trabajar hasta 8.000 h.

Así que, si su lubricante no puede soportar el calor, retírelo de su equipo y emplee algo que le asegure que no va a salir “quemado”.