No se olvide de ponerse un abrigo

La elección del revestimiento adecuado ahorra en gastos del mantenimiento del negocio

Cuando hace frío y llueve, se puede asegurar que las madres de todo el mundo están discutiendo con sus hijos sobre el abrigo que deben de llevar para que no pasen frío. Sin embargo, este buen consejo puede hacer algo más que proteger contra los problemas de salud, es algo que puede proteger de la corrosión en medios industriales. Peter Crossen, Vicepresidente de la Plataforma de Innovación y Mantenimiento Partsmaster en NCH Europe, explica cómo el recubrimiento perfecto marca la diferencia.

Al igual que no aguantaría una fuerte lluvia con una simple chaqueta sin capucha, es importante recordar que no todas las capas anti-corrosión serán eficaces para cada situación. La selección del recubrimiento adecuado para aplicaciones específicas requiere una cuidadosa deliberación de las condiciones en que se va a encontrar la superficie, así como las razones para revestir el producto en el primer lugar.

Por ejemplo, una empresa que mantiene sus tanques de almacenamiento en el exterior debe tener en cuenta tanto la sustancia almacenada dentro del depósito - a menudo un líquido, que a su vez acelera la corrosión - y el tiempo al que el depósito será sometido. Casos donde un revestimiento permanente puede proporcionar una protección de larga duración.

Los beneficios de un recubrimiento permanente son algo más que la longevidad. Los recubrimientos diseñados para proteger las superficies durante períodos prolongados de tiempo, ofrecen una gama de características, tales como la alta resistencia al calor para proteger a temperaturas extremas sin cambios, apoyando a las exigencias extenuantes de ciertas industrias y entornos.

Si una superficie en particular es especialmente propensa a la oxidación y el proceso de tratamiento y protección se está convirtiendo en un ciclo costoso, puede ser aconsejable considerar un todo-en-uno. Una solución de tratamiento de encapsulación del óxido que ofrece un enfoque más rápido y más rentable mediante la conversión del óxido existente en una barrera, que luego defiende contra la corrosión adicional.

No juzgue un producto por su nombre

Sin embargo, mientras que el nombre puede hacer que suene como la solución perfecta, un revestimiento permanente no es necesariamente la mejor opción para todos.

Por ejemplo, grandes piezas mecánicas que estén siendo enviadas a todo el mundo, no podrán beneficiarse plenamente de un revestimiento permanente. Una solución mucho más rentable en esta situación, para la protección de partes en tránsito, sería aplicar un recubrimiento temporal.

Los recubrimientos temporales, como su nombre indica, son productos de protección que ofrecen una defensa contra la corrosión por un período corto, a menudo utilizado por los fabricantes para proteger las partes metálicas durante el transporte. Normalmente son en base de aceite para que los ingenieros puedan eliminarlo fácilmente en el momento de recibirlo.

En NCH Europe, uno de los problemas más grandes que encontramos durante las auditorias es que los productos de revestimiento temporales se infrautilizan por los ingenieros de mantenimiento. Como resultado, a menudo el equipo almacenado se coloca allí sin protección suficiente. Cuando llegue el momento de utilizar ese equipo una vez más, el óxido se habrá afianzado. Simplemente aplicando un recubrimiento temporal, los ingenieros pueden extender la vida útil delos equipos almacenados por meses, incluso años, y ahorrarse el coste de sustituciones inesperadas.

Ambos revestimientos, permanentes y temporales, tienen un papel que desempeñar en la prevención de la oxidación para permitir un método integral en la gestión del óxido. Al saber cuándo utilizar adecuadamente cada tipo de protección, lo ingenieros pueden mantener sus activos a salvo de los elementos, no importa cuál sea la aplicación. ¡Mamá estaría orgullosa!