No todos los desengrasantes son iguales

A pesar de que podemos llamar al “Pepito” de debajo de las escaleras un aspirador, en realidad no es un aspirador cualificado Hoover. Del mismo modo, aunque tendemos a agruparlos todos en una categoría, no todos los desengrasantes son iguales. Al igual que todas las aspiradoras son diferentes y tienen sus propios beneficios, también lo hacen los desengrasantes. Peter Crossen, Vicepresidente de la Plataforma de Innovación de Mantenimiento & Partsmaster del Proveedor de Soluciones de Agua, Energía y Mantenimiento, NCH Europe, discute cómo, a pesar de las percepciones tradicionales, los desengrasantes basados en disolventes no son la única opción.

Desengrasar es una parte vital en el mantenimiento y no es poco importante porque la suciedad industrial podría cubrir anomalías o áreas problemáticas que podrían ocasionar costosos tiempos de inactividad y mayores costos de mantenimiento.

Reducir el costo de mantenimiento no es la única manera en que desengrasar puede ahorrar dinero. Sólo 0,25 mm de suciedad en una bobina de intercambio de calor conducirá a un aumento del 40 por ciento en el uso de electricidad. Sin embargo, los ingenieros de planta parecen estar ciegos ante la gran cantidad de desengrasantes en el mercado. Conseguir el adecuado para el trabajo es la clave para capitalizar estos ahorros.

Durante años, los desengrasantes con disolventes eran prácticamente la única cosa disponible, por lo que es fácil ver por qué las empresas han olvidado el desarrollo de alternativas basadas en el agua. Los desengrasantes en base agua usan tensoactivos para emulsionar la grasa acumulada y contienen agentes penetrantes que aumentan la velocidad del desengrasado.

A diferencia de los solventes, se pueden utilizar en una variedad de superficies con seguridad, como en el plástico y el caucho. Al ser pH neutro, como el Aqua-Sol Neutra Split de NCH Europe, también significa que el desengrasante no causará daño en ninguna superficie sobre la que se use; también se reducirán los riesgos potenciales al manipularlos o almacenarlos y se mitigarán ciertas normas sobre manipulación, transporte, almacenamiento y etiquetado.

Los desengrasantes en base agua también ofrecen una relación calidad-precio fantástica. Debido a su composición, se transportan como concentrados y se pueden diluir eficazmente hasta en 1: 500.

Hay una gran variedad de desengrasantes en base agua y a menudo es más fácil encontrar uno que se adapte a sus necesidades específicas que cuando se busca algo con una base solvente - y pueden ser igual de eficaces. Por ejemplo, la gama Aqua-Sol de NCH Europe incluye un aerosol libre de silicato con el que se puede pulverizar desde todos los ángulos para limpiar eficazmente las áreas difíciles de alcanzar y, además, es seguro de usar sobre o alrededor de superficies de vidrio. El producto también hace espuma para asegurar el máximo tiempo de contacto en la superficie y para evitar que se escurra en superficies verticales.

Los desengrasantes en base agua son también una alternativa más ecológica y segura para trabajar. Los vapores de los desengrasantes solventes pueden causar riesgos para la salud por inhalación, mientras que los altos niveles de COV (compuestos orgánicos volátiles) que se encuentran en los productos solventes pueden significar que usted corre el riesgo de infringir la legislación de almacenamiento. Los desengrasantes en base agua no presentan riesgos de inhalación, tienen unos niveles muy bajos o no tienen niveles de COV y no son inflamables.

Sin embargo, esto no significa que sean menos eficaces. Por ejemplo, Aqua-Sol Power es el desengrasante más potente que hemos desarrollado en NCH Europe. El producto en base agua utiliza la última tecnología de surfactante para romper incluso los enlaces más resistentes que fijan la suciedad grasa a las superficies.

Los desengrasantes en base agua son también ideales para la industria alimentaria. Cualquier cosa que se utilice en un establecimiento de procesamiento de alimentos debe ser inocua para eliminar el riesgo de contaminación, incluso los desengrasantes. Así que cualquier desengrasante que elija debe tener el certificado NSF como la gama de NCH Europa. Muy pocos desengrasantes solventes logran esta acreditación.

Por supuesto, los desengrasantes solventes todavía tienen su lugar. En la industria de la electrónica, por ejemplo, no es prudente pulverizar con un producto que esté compuesto principalmente de agua y es esencial que el desengrasante se evapore rápidamente. Debido a estos casos, los desengrasantes a base de agua no reemplazarán completamente a las alternativas de disolventes, pero ofrecerán más opciones y ayudarán a los ingenieros a realizar el trabajo de manera segura, eficaz y con un impacto menor en el medio ambiente.

En general, hay poca necesidad de que la gran mayoría de las empresas dependan mucho de las soluciones basadas en disolventes perjudiciales para el medio ambiente. Cuanto mayor sea esta dependencia, más daño nos arriesgamos a hacer al medio ambiente, por no mencionar el espacio que desperdiciamos almacenándolos en lugar de concentrarlos, los costos innecesarios adicionales y el riesgo continuo de daño al usuario y el daño potencial al producto final.

Cuando Dyson lanzó su primer aspirador, los Hoovers tradicionales se encontraron desechados a favor del nuevo diseño, más eficiente y fácil de usar. Entonces, ¿por qué seguir con el viejo modelo cuando los avances en la tecnología de desengrasado puede ofrecer un resultado mejor en todos los sentidos? Hay un lugar para los desengrasantes en base agua, disolventes y especialidades desengrasantes, pero tal vez es hora de empezar a pensar en lo que es mejor para el trabajo inmediato que en la tradición.