Permanecer en el lado correcto de la ley de la Legionella

Las nuevas reglas sobre la evaluación y el control del riesgo de Legionella se endurecen

Los cambios recientes en las regulaciones de legionella por El Ejecutivo de Salud y Seguridad (HSE) han dado una mayor responsabilidad a las empresas para gestionar activamente el riesgo de legionella en sus sistemas de agua. Las empresas que no cumplan con las nuevas regulaciones podrían ser enjuiciadas como parte de un esfuerzo para impulsar mejoras en el sector. Aquí, la Dra. Simona Vasilescu, de la Plataforma de Innovación en el Tratamiento de Aguas de NCH Europe, examina lo que las empresas deben hacer para mantenerse en control.

Ingerida, la bacteria Legionella pneumophilia es relativamente inofensiva. Después de todo, existe en cantidades bajas en fuentes de agua naturales como ríos, lagos y embalses. Sin embargo, atrapado en una gotita microscópica del vapor de agua y respirado en sus pulmones, puede conducir a la enfermedad de la Legionella. Con síntomas parecidos al resfriado común, esta enfermedad a primera vista puede ser difícil de diagnosticar.

Aunque todo el mundo es susceptible al riesgo de infección, la probabilidad es exacerbada con la edad y en personas con sistemas inmunes más débiles como los diabéticos, los fumadores y los bebedores empedernidos.

Mientras que la concentración de bacterias Legionella es relativamente baja en la naturaleza, puede multiplicarse rápidamente al entrar en el suministro de agua de un negocio. Las condiciones cálidas y húmedas creadas por el agua estancada en los tanques de almacenamiento, intercambiadores de calor y los kilómetros de las tuberías, proporcionan un ambiente ideal que puede esconder un brote.

Reforma regulatoria
Para impulsar mejoras en la salud y la seguridad de las personas en el trabajo, el Gobierno del Reino Unido está dispuesto a acabar con las instalaciones en peligro. El Ejecutivo de Salud y Seguridad (HSE) ha emitido nuevas directrices denominadas Código de Practica Aprobado L8 (ACoP: Approved Code of Practice), cuarta edición. Estas directrices se acompañan de documentos de orientación técnica en tres partes para facilitar el cumplimiento de la ley por parte de las empresas.

Ahora, las nuevas reglas aumentan la responsabilidad sobre las empresas y sobre personas específicas dentro de ellas. Los responsables como los empleadores, los propietarios y los responsables de cualquier sitio, tienen ahora la responsabilidad legal de identificar y gestionar el riesgo de exposición a la Legionella, desarrollar medidas preventivas y de control, asegurarse de que el proceso se registra utilizando una actualización periódica, “documento vivo" y designar una autoridad competente para aplicar las medidas de control.

Paso a paso
Entonces, ¿qué necesita hacer para asegurarse de que su sistema no está en riesgo? El primer paso es establecer si su sitio es de bajo riesgo o no. Si está en un pequeño edificio sin tanques de almacenamiento de agua, donde el agua fría viene directamente de la red y el agua caliente se alimenta directamente de calentadores de agua instantáneos o de bajo volumen a unos 50 grados Celsius, entonces hay muy poco riesgo de exposición a los individuos. Aquí, la única fuente de riesgo está en los baños y lavamanos.

Si es de bajo riesgo, no necesita tomar más medidas de control. Simplemente debe realizar una evaluación de riesgos periódica, documentar el proceso y revisarla cuando se realicen cambios en el sistema.

Para las empresas que operan en cualquier lugar que no sea un edificio pequeño, por ejemplo, si está dirigiendo una planta, el riesgo es mucho mayor. Las instalaciones que tienen sistemas de agua más complejos necesitan crear un registro de activos; un diagrama esquemático del sistema que destaque los tramos muertos - tramos de tuberías donde el agua puede estancarse - e identificar posibles fuentes de contaminación, así como evaluar los métodos actuales de desinfección y tratamiento.

Un sistema de agua incluye todo el equipo de la planta y componentes instalados tales como tuberías, bombas, tanques de alimentación, duchas, intercambiadores de calor, tanques de enfriamiento, descalcificadores, enfriadores y humidificadores por nombrar sólo algunos. Este tipo de instalaciones son muy propicias a tener agua estancada con temperaturas de 20-45 grados centígrados en fuentes de agua, lo que puede dar lugar a vapor cargado de Legionella.

Como negocio, a menudo es fácil pasar por alto el hecho de que, aunque la empresa tiene la responsabilidad de proporcionar un suministro de agua libre de bacterias, una vez que la fuente de alimentación entra en el edificio en la válvula de bola, incluso pequeñas cantidades de bacterias pueden multiplicarse rápidamente. Las tuberías de debajo de los edificios e instalaciones tienen a menudo décadas de antigüedad, que contienen películas de óxido, barro y capas microbiológicas. Estos son ambientes perfectos para que la Legionella prospere.

Libre de estrés
Para muchas empresas tomar el control de este proceso puede convertirse en una pesadilla. Aunque el monitoreo basado en la temperatura es sencillo, muchas empresas no tienen la experiencia para manejar los métodos de control más complejos que incluyen la dosificación química y el tratamiento del agua. Por suerte, los reglamentos permiten a las empresas designar una autoridad competente para gestionar la evaluación y el control de la Legionella.

Cuando se trata de tratamiento de agua, es importante seleccionar los productos químicos adecuados. Si es cloro, bromo o cualquier biocida oxidante, entender el tiempo de contacto, las tasas de rotación del agua del sistema y la vida media, es esencial en el desarrollo de un plan de tratamiento sostenible a largo plazo. También es más rentable subcontratar la evaluación y la supervisión de la auditoria del sitio a un experto que entienda realmente cómo mantener su negocio cumpla las normativas.

Las nuevas reglas son más claras en la definición de la responsabilidad de las empresas cuando se trata de mitigar los riesgos de la exposición a la Legionella. Aunque al principio pueda parecer desalentador, con la ayuda adecuada y el uso de métodos de control, las empresas no sólo pueden cumplir con la ley, sino también convertirse en ejemplos de buenas prácticas.