Dominar el arte del tratamiento del agua

¿Alguna vez ha estado en un circo y ha quedado impresionado por trapecistas que caminan de forma audaz sobre la cuerda floja? Esta exhibición de gracia y equilibrio puede dejar a muchos asombrados ¡pero para los que trabajan en el tratamiento del agua es en realidad sólo una manifestación física de su trabajo! La Dra. Simona Vasilescu, de la Plataforma de Innovación de Tratamiento de Agua en el Proveedor Global de Soluciones de Energía, Agua y Mantenimiento NCH Europe, explora el mayor espectáculo en química.

El tratamiento eficaz del agua es un acto de equilibrio y precisión, conocimiento y conciencia. Mientras algunos que no están directamente involucrados en los procesos pueden verlo como un simple caso de dejar caer alguna solución en un sistema de enfriamiento de agua y alejarse, el proceso real depende totalmente de la precisión y del conocimiento profundo del agua en el sistema. La dosificación incorrecta genera un tratamiento ineficaz, y el tratamiento ineficaz puede engendrar problemas mucho mayores, como Legionella.

La identificación de problemas específicos es el primer paso para dominar la cuerda floja del tratamiento del agua para evitar caer en el foso de los leones que es la Legionella. Por ejemplo, el problema en su sistema puede no ser Legionella - podría ser calcio presente en el suministro de agua. En este caso, la solución tendría que ser capaz de combatir el sarro, por lo que un inhibidor de corrosión no sería de utilidad.

Del mismo modo, si un ingeniero sólo dosifica una parte por millón (ppm) de solución cuando, en realidad, su sistema requiere al menos tres, todo se convierte en un ejercicio de futilidad. Pero, aunque es crucial que un ingeniero determine las cantidades exactas necesarias, hay una serie de otros factores que deben tenerse en cuenta a fin de proporcionar un tratamiento eficaz.

Vida media
La vida media de una solución, por ejemplo, puede hacer que una estrategia de tratamiento eficaz no tenga éxito. Con el tiempo, la concentración de una solución disminuirá a medida que el agua se evapora o se escurra, razón por la cual se deben considerar las necesidades específicas del sistema. De lo contrario, podría estar dosificando todas las soluciones adecuadas, pero no a niveles suficientemente altos para permanecer lo suficiente en concentraciones óptimas para que los biocidas hagan su trabajo.

En algunos casos, las soluciones con biocida pueden llevar un número de horas para llegar a ser completamente eficaces en un sistema. Si el flujo de purga de un sistema significa que la vida media de 300 ppm del biocida es de dos horas, no comenzará a funcionar hasta que ya tenga una eficacia inferior al 50%.

Para mantenerse al tanto de esto, los ingenieros pueden calcular la vida media del producto completando una ecuación usando la tasa de purga del suministro de agua y la dosis en consecuencia. En lugar de usar 10ppm de un inhibidor para acondicionar 300ppm de calcio y combatir el sarro, los ingenieros deben usar más dependiendo de sus cálculos específicos.

Fluctuaciones
Por supuesto, el mundo no es tan perfecto para que los proveedores de tratamiento de agua puedan siempre identificar los problemas con precisión. No es raro que ocurran fluctuaciones, lo que puede conducir a un aumento en el contenido de contaminantes y causar problemas para las soluciones de tratamiento.

Por ejemplo, una plaga de 300 ppm de calcio puede ser tratada fácilmente con 10 ppm de inhibidor de incrustaciones, pero una entrada repentina de 5 ppm de calcio en la fuente de agua da lugar a que la dosis activa se desborde por el contaminante. Hay una serie de razones por las que esto puede ocurrir, como una válvula de purga que se cierra en el sistema.

En casos como este, uno puede asumir de forma natural que lo mejor sería simplemente agregar más solución. Sin embargo, en la dosificación adicional, resulta cada vez más difícil evitar el tratamiento excesivo del suministro de agua.

Para sofocar este problema fluctuante, NCH Europa ha desarrollado modificadores de cristal que pueden trabajar con inhibidores de entrada para proporcionar apoyo adicional. Si las fluctuaciones del calcio ocurren, los modificadores consiguen hacer lo que dice su nombre y modifican la estructura molecular del propio calcio. Esta modificación suaviza los bordes de la molécula de calcio y la hace incapaz de aferrarse a las tuberías de metal, dejando a un lado el riesgo de la acumulación de sarro.

Una rutina perfecta
Una vez que los problemas inmediatos se hayan abordado, es una cuestión mantener una rutina de tratamiento que mantendrá los contaminantes bajo control. Una buena estrategia de tratamiento no dependerá únicamente del tratamiento del agua con la misma solución cada mes, sino que evaluará periódicamente el agua y se adaptará en consecuencia.

No hay dos evaluaciones siempre iguales, por lo que es vital que los proveedores de tratamiento de agua sean capaces de ofrecer apoyo y experiencia en a los ingenieros de la empresa. Nos enorgullecemos de nuestro conocimiento técnico en NCH Europe, y nos aseguramos de que cada uno de nuestros clientes reciba las mejores soluciones de tratamiento a medida que siguen siendo eficaces.

En cierto sentido, el impresionante equilibrio del tratamiento del agua no sólo significa mantener el equilibrio mientras se encuentra en la cuerda floja, sino de gestionar el rendimiento general del evento. Al prestar la debida consideración a todos los detalles, las empresas pueden asumir el papel de maestro de ceremonias para mantener el orden y evitar el costoso tiempo de inactividad. Después de todo, ¡el show debe continuar!